Anudo en la garganta
la lluvia de tus ojos verdes 
bañando esta historia rota.
Todavía huele a nuestra, la casa.
No puedo huir, estoy vencida.
En un cajón, el botón del saco que usaste la última fiesta que fuimos y bailamos.
El acertijo despertó la noche escondiendo las respuestas del amor. 
El nido se rebalsa sin mañana.

Comentarios

  1. siempre mientras vivas habrá un mañana depende solo de VOS
    abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hay que ir superando los recuerdos...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito escribes. Te dejo un saludo y un pronto regreso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Como el susurro del viento ...

Entradas populares de este blog

Sin Rocío