domingo, 12 de febrero de 2017

Me faltan veintitrés abrazos curitas,
Un espejo  que quepan solo mis ojos,
Un sol pariendo los días.
Me falta campo, me falta vida.
Sopla un domingo perfumando las esquinas.
Ojos chinos, hojas sueltas,
peces en la cintura.
La tarde es acuarela,
el beso, la propina.


Suponer que valentía es afrontar las circunstancias a pesar del resultado,
a pesar de la angustia de esta soledad sofocante.
¿Nazco o muero en este aire que respiro y duele?
Me hago poema encima.

sábado, 4 de febrero de 2017

Anudo en la garganta
la lluvia de tus ojos verdes 
bañando esta historia rota.
Todavía huele a nuestra, la casa.
No puedo huir, estoy vencida.
En un cajón, el botón del saco que usaste la última fiesta que fuimos y bailamos.
El acertijo despertó la noche escondiendo las respuestas del amor. 
El nido se rebalsa sin mañana.
Desenvuelvo,
desdoblo,
deslio,
el libro añejo
donde supe ser poema.
Se desempolva la mansedumbre.
Tiemblo.

jueves, 26 de enero de 2017

Llega un punto en que el coro de carámbanos 
se rompe,
se parte, 
se quiebra,
se desliza,
se derrite,
se desvanece,
se escabulle,
desaparece,
y me trepa la calma
me sube,
me colma,
me embalsa,
como una riografía enorme
y todo en mí despierta.

¿Le alcanzarán las noches a estas ganas? 

miércoles, 18 de enero de 2017

Tres

Es demasiado color amarillo
estar frente al sol tuyo 
y besar los cielos 
de enero.