jueves, 26 de enero de 2017

Llega un punto en que el coro de carámbanos 
se rompe,
se parte, 
se quiebra,
se desliza,
se derrite,
se desvanece,
se escabulle,
desaparece,
y me trepa la calma
me sube,
me colma,
me embalsa,
como una riografía enorme
y todo en mí despierta.

¿Le alcanzarán las noches a estas ganas? 

miércoles, 18 de enero de 2017

Tres

Es demasiado color amarillo
estar frente al sol tuyo 
y besar los cielos 
de enero.

domingo, 15 de enero de 2017

Invierno

Languidece el aire opaco y áspero desde afuera,
Se secan los domingos sobre fuego en la chimenea,
crujen huesos caídos de los árboles de solo mirarlos.
Nada lo remedia,

Ni el café, ni el diario, ni el nido.

Capítulo 30

Recortamos el tablero sobre el botón descosido y un gran cronopio se abrió
la flor tendió su trampa,
nos mordió, 
nos gastó el plazo.
¿Sabías que los viernes 13 desarman la suerte y las reglas? 
Sobra noche y descuido,
se vuelcan las mariposas y se cierra la calma tras la puerta.
¿A qué jugamos ahora, sabiendo que gané ese río azul?

Preparación a fuego lento de una noche:

Encender la vela con el palo santo, 
mientras suena Floyd en volumen 3,
(no más que eso).
Luego servir el vino en dos copas,
prepararse para besar a versos.
Impregnar cada verbo gerundio
cerrando los ojos en la continuación.
(se puede agregar una mordida de labios)
Nunca apagar.

jueves, 12 de enero de 2017

Tus manos cual pez hambriento
nadando todo este río mío.
Caudal de lengua dulce trae sustento.
Sábanas náufragas, sauce y orilla.
Duele el silencio,
duelen nuestros nombres a lo lejos,
los capullos apretados, 
las alas que nunca volarán,
duele la lluvia apuñalando este gusano,
duele hoy.
Soy una migaja de pan duro 
dentro de la rajadura del asfalto.
Si supieras cómo el cielo me aplasta.
Domingo roto sobre el fuego de la chimenea,
crudo, febril, áspero, opaco.
Nada lo remedia,
ni el crujir del hueso caído de un árbol,
ni el café, ni el diario, ni el nido.
Me arropé de invierno.

sábado, 7 de enero de 2017

Tarde de plomo, fétida.
No sé si nace, muere o ambas 
(todo el tiempo)
Duele y se desgarra, pariendo nada.
Septicemia en el alma,
vacía, eterna, lánguida.

lunes, 2 de enero de 2017


Todas las que me habitan  están mirándome.

Son demasiados ojos para un solo yo.
Tengo un 2 de Enero estrangulado en la garganta,
Un tormento agonizando la noche oscura de mi alma.
¿ Cuánta ceniza faltará para la vida?
Tengo una tristeza enorme como mar
fría, y profunda que va y vuelve.
Siempre vuelve.
Yo orilla.