Entradas

Mostrando entradas de julio, 2017
La urgencia es la llave vacía de la espera,
unas manos que vuelcan la curva lenta de un hueco,
un cuerpo trenzado que toca el fondo,
de un perfume que no lo salva.

Como brote azucarado en la mañana
o como la efímera espuma que retorna
así, de para en par 
fue el comienzo.

Ni una más

La hambruna anda suelta por la calle
lamiendo la sangre roja del dolor
aullando fugaz por los rincones del silencio.

Mientras, 
yo enciendo cada amuleto, antes de atravesar la puerta, antes del olor a miedo.


Miedo al despellejo,
a que me desplumen el alma 
y me rompan el aire. Miedo al miedo.

Derrumbo de un golpe la miserable puerta interior
entierro al vacío la pena.
Escupo abandono, 
bebo sedienta el dolor de lo largo y ancho 
de este insomnio que aprieta.
Me desangro de todo lo que no pude,
me declaro culpable.
Apuñalo el desamor de una noche hueca,
entierro boca abajo el óxido pútrido
que chorrea el miedo.
El dolor corroe la espina del olvido.

Plan C

Te miro vaciar el amor en cada letra
desdibujando ligero el borde de la calma y la costumbre
allí donde fugaz se hilvana el frío, 
al contorno de la tarde.


Montar fuerte el amor
amarrarlo al borde y a lo profundo,
antes y después de todo,
amar las idas y venidas del amor,
amar lento y durante,
amar el te amo
y el "yo también".

A Nilo

Huyo del silencioso lienzo vacío del patio se me destiñen los párpados gastados.
Me vuelvo polvo al nombrarte
se quiebra la noche de un suspenso abismal. El límite entre gritar de tristeza  y  tragar el nudo de saliva se volvió hueco.

Cabalga  la espera.