Llega un punto en que el coro de carámbanos 
se rompe,
se parte, 
se quiebra,
se desliza,
se derrite,
se desvanece,
se escabulle,
desaparece,
y me trepa la calma
me sube,
me colma,
me embalsa,
como una riografía enorme
y todo en mí despierta.

¿Alcanzará una noche para estas ganas?

Comentarios

  1. i consider a magnificent write kisses andy

    ResponderEliminar
  2. Que bien te sienta la calma.
    El poema abraza al lector.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pero seguro que alcanza el día.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Te alcanzará la calma de día y de noche,pensando y escribiendo como lo haces.
    Me gustan los versos cortos,que dicen tanto!!
    Saludos y gracias por seguir mi blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Como el susurro del viento ...

Entradas populares de este blog

Sin Rocío