miércoles, 28 de diciembre de 2016

Usted

Usted me recordó el sabor  
de hacer el amor, y lo deseé 
pero... 
la distancia tiene sombra. 
Tanto pasó,
tanto no hecho. Triste.
El silencio es bueno 
para lo incuestionable.
Entiendo que nadie estrena certezas 
en cuestiones del corazón, 
que no está mal alejarme 
y extrañarte todo el tiempo, 
que tenga hambre de tu enfado,
que deteste tus ausencias.
No está mal que colme 
necesidades en otro,
que lo deje comulgar con mi extrañeza.
Ni la melancolía vulgar

que me abruma cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Como rocío o como un relámpago, exactamente así.