miércoles, 28 de diciembre de 2016

Nostalgia

De vez en cuando me visita epífana,
colmada de hambre, sagaz, 
consumista infernal y ladina
de lo que extraño,
de lo que queda y se esfuma,
de lo que no fue.
Persiste inconstante
aprieta sin miedo, estruje inadmisible y arrogante

cada sensación extendida.
La reduce liosa, sin urgencia 
en la lentitud de su propósito.
Se hospeda jerárquica condenando 
estados huérfanos y frágiles 
como si fueran temibles usureros 
de su empímera gloria.
Avara, incansable peregrina
de un viaje sin vuelta.
Inefable, se lleva todo,
hasta las últimas lágrimas 
que lloraban mis letras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Como rocío o como un relámpago, exactamente así.