miércoles, 28 de diciembre de 2016

Nada

Quiero deshacerme este disfráz 
de melancolía perversa 
que estruja lo latente,
lo miserable que tengo dentro,
lo arrancable despellejarme 
por completo no sentirlo
desmenuzarme la piel y 
los te amo,
llegar hasta los huesos insensibles, 
y que no te importe.
Va esfumándose cada intento 
de convencerte 
que los momentos no consumados
no son tan crueles
que la noche que compramos 
en aquella baratija de verano
ha sido solo respirar 
lo que queda de gas
en la cámara muerte de nuestra cama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Como rocío o como un relámpago, exactamente así.