viernes, 30 de diciembre de 2016

La clínica de los locos


Tragan sueños a miradas, 
se fuman a pecho todos los caramelos de menta.
Les sobra un mundo girando.
Ellos no saben del tiempo,

no tienen duda que hace frío 
cuando no pueden encender un cigarro a mano.

1 comentario:

  1. Desde el título hasta el final me parece un poema genial.

    Besos.

    ResponderEliminar

Como rocío o como un relámpago, exactamente así.