miércoles, 28 de diciembre de 2016

Flamenco

Las pasiones no tienen necesidad 
de renacer tras las pausas,
siempre están ahí 
Esperando el momento de lucirse
en nuestros días,
colmándonos de vida entusiasta. 
Haciéndonos latir acá dentro 
tan fuerte cómo la primer vez 
en que lograron apasionarnos 
o un poco más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Como rocío o como un relámpago, exactamente así.