miércoles, 28 de diciembre de 2016

El viaje

Aquí, pero allá 
despierta, pero ida...
diminuta, frente a la cornisa
me dejo empujar de brazos abiertos. 
Libre, 
sin pensar, sin mirar
sólo caer en vuelo. 
Transportada, 
como salida de un segmento a otro 
y en esa profunda metamorfosis 
reconozco con cierta melancolía 
como se desnudan sentimientos
de aquel cuerpo terrenal tendido 
que desde lo alto, ya no es mío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Como rocío o como un relámpago, exactamente así.