Venimos de un polvo manoseado, de baratas necesidades constantes
y seguimos en el mismo mercado regateando caricias cada vez más secas.
Se huele la pobreza en la piel de los bolsillos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Como Rocío o como el amor

Elena