Me aprieto,
rajo,
quiebro,
desarmo.
Soy el gajo que duele,
el blanco y el humo de un loco
el escondite donde se cuela el frío en invierno.
El reflejo de la espuma que no fue,
la mierda del día,
el llanto que no cabe en la tristeza,
la sangre infectada de nada,
la nada de la nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Como Rocío o como el amor

Elena