Subí al barquito que conservaba de la última infancia 
y navegué todas las voces de mi cabeza.
Siempre fui en su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sin Rocío