sábado, 25 de octubre de 2014

Libre

Viajar por este camino descalza
sin la mochila de mí y sin zapatos.
No importa el clima del año, 
siempre es posible ir descalza. 
Conectándome, nutriéndome, liberándome.
Me carga, me llena, me calma.
Descalzos los pies y el alma.

2 comentarios:

  1. Natalia hermosa, que gusto saberte libre y ¡viva!


    Te dejo un abrazo enorme y eterno

    ResponderEliminar

Como rocío o como un relámpago, exactamente así.