miércoles, 3 de julio de 2013

Señales

Cae mi sombra viajante en las señales.
Tu mirar inquieto, se ha vuelto mi huésped,
y como refugio he anidado en el.
Reconozco los suspiros de tu andar 
cuando me hablas 
y el perfume de tu cuello
que cuando me acerco me embriaga.
Presiento que rumorean celosos tus dedos  
(quieren poseerme como sello)
-Se ha ido todo de las manos -
hasta la noche en el cielo,
el cielo de mi falda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Como rocío o como un relámpago, exactamente así.