¡Apunten, vivan!


Entre el cielo y el patio

se amarra la inquietud de la tarde,
se azota una jaula,
se alivian las esquinas,
callan los conciertos.
Se queman los acertijos nuevos,
y sobran los pasajes de vuelta.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Sin Rocío