miércoles, 3 de julio de 2013


Debajo de mi falda, 

y dentro de su boca
nos habitamos 

de maravillas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Como rocío o como un relámpago, exactamente así.