jueves, 19 de septiembre de 2013

Entre dos mundos


Quiero volver, aunque también me gusta quedarme,
entonces podría decir que me gusta hallarme
en lo que hago, en lo que emprendo, 
me gusta como me habitan los sucesos, los espacios 
me apasionan,
pero extraño.
Extraño las voces casi en  murmullo de mis letras, 
el vuelo, el tiempo, el ocio,
las palabras, el mundo versátil de las musas, 
extraño a los extraños que no me conocen 
y saben tanto de mí
extraño la locura que me habita
y quiere salir, 
te extraño,
te .

sábado, 24 de agosto de 2013


http://www.biobiochile.cl/2013/08/23/el-poema-de-amor-de-un-obsesivo-compulsivo-que-se-multiplica-en-redes-sociales.shtml

“La primera vez que la vi…
Todo en mi cabeza se silenció
Todos los ticks, las imágenes constantes desaparecieron.
Cuando tienes trastorno obsesivo compulsivo en realidad no tienes momentos callados.
Inclusive en la cama estoy pensando:
¿Cerré las puertas? Sí
¿Me lavé las manos? Sí
¿Cerré las puertas? Sí
¿Me lavé las manos? Sí
Pero cuando la vi, la única cosa en la que pude pensar fue en la curva de la horquilla de sus labios.
O la pestaña en su mejilla–
La pestaña en su mejilla–
La pestaña en su mejilla.
Sabía que debía hablar con ella
La invité a salir seis veces en treinta segundos.
Ella dijo que sí después de la tercera,
pero ninguna de las veces que pregunté se sintió bien así que tenía que seguir haciéndolo.
En nuestra primera cita,
pasé más tiempo organizando mi comida por colores de lo que pasé comiéndola o hablando con ella.
Pero le encantó.
Le encantaba que tuviera que besarla para despedirme 16 veces, o 24 si era miércoles.
Le encantaba que me tomaba todo el tiempo caminar hacia casa porque había muchas grietas en la banqueta.
Cuando nos mudamos juntos ella dijo que se sentía segura,
como si nadie nos fuera a robar porque definitivamente había cerrado la puerta 18 veces,
Yo siempre veía su boca cuando hablaba–
Cuando hablaba–
Cuando hablaba–
Cuando hablaba–
Cuando hablaba;
Cuando me dijo que me amaba, su boca se curveaba hacia arriba en los bordes.
En la noche ella se acostaba en la cama y me veía apagar todas las luces, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas.
Ella cerraba los ojos y se imaginaba que los días y las noches pasaban frente a ella.
Algunas mañanas empezaba a besarla para despedirme y ella sólo se iba porque estaba haciéndola llegar tarde al trabajo.
Cuando me detenía en las grietas de la banqueta ella seguía caminando.
Cuando me decía que me amaba su boca era una línea recta.
Me dijo que estaba tomando mucho de su tiempo.
La semana pasada empezó a dormir en casa de su madre.
Me dijo que nunca debió dejarme apegarme tanto a ella; que todo esto fue un error,
pero… ¡¿Cómo podría ser un error que no tenga que lavarme las manos después de tocarla?!
El amor no es un error y me está matando que ella pueda salirse de esto y yo no.
No puedo–
No puedo salir y encontrar a alguien nuevo porque siempre pienso en ella.
Usualmente, cuando me obsesiono con algo, veo gérmenes escabulléndose en mi piel.
Me veo a mí mismo siendo atropellado por una infinita línea de coches.
Y ella fue la primera cosa hermosa en la que alguna vez me he estancado.
Quiero despertar todas las mañanas pensando en la manera en la que agarra el volante.
Cómo mueve las manijas de la regadera como si estuviera abriendo una caja fuerte.
En cómo sopla las velas–
cómo sopla las velas–
cómo sopla las velas–
cómo sopla las velas–
cómo sopla…
Ahora sólo pienso en quién más está besándola.
No puedo respirar porque él sólo la besa una vez­– ¡No le importa si es perfecto!
La quiero de regreso tanto que…
Dejo la puerta sin cerrar.
Dejo las luces prendidas”.

jueves, 15 de agosto de 2013

Definición

Podríamos tener una discusión sobre el amor.
Yo te diría que amo la curiosa manera
en que tu cuerpo y mi cuerpo se conocen,
exploradores que renuevan
el más antiguo acto del conocimiento.

Diría que amo tu piel y que mi piel te ama,
que amo la escondida torre
que de repente se alza desafiante
y tiembla dentro de mí
buscando la mujer que anida
en lo más profundo de mi interior de hembra.

Diría también que amo tus ojos
que son limpios y que también me penetran
con vaho de ternura o de preguntas.

Diría que amo tu voz
sobre todo cuando decís poemas,
pero también cuando sonás serio,
tan preocupado por entender
este mundo tan ancho y tan ajeno.

Diría que amo encontrarte
y sentir dentro de mí
una mariposa presa
aleteándome en el estómago
y muchas ganas de reírme
de la pura alegría de que existía y estás,
de saber que te gustan las nubes
y el aire frío de los bosques de Matagalpa.
Podríamos discutir si es serio
esto que te digo.
Si es una quemadura leve, de segundo,
tercer o primer grado.
Si hay o no que ponerle nombre a las cosas.
Yo sólo una simple frase afirmo
Te amo. 


Gioconda Belli

miércoles, 31 de julio de 2013

A dónde va lo que siento ?


Siempre me prendías una lucesita parecida a ésta, lo recuerdo como si fuera hoy.
Me gustaba saber que aunque tu vida fue muy triste, 
siempre pude robarte sonrisas y hasta carcajadas,
(me gustaba que me lo dijeras)
Me gustaba  caerte de sorpresa a comer,
saber que contaba incondicionalmente con vos, eso me quitaba un peso de encima.
Extraño tu paz y tus mates, tu olor particular siempre agradable,
una mezcla de rosas suaves.
Me gustaba acostarme a la siesta a tu lado,
que hablemos de la vida y que terminemos no durmiendo, 
que luego  revisemos juntas tu placard de pandora,
y traerme cajas llenas de regalos.
Me gustaba cuidarte y que me cuides, 
tus besos cariñosos siempre maquillados, 
me gustaba a pesar de la diferencia de generaciones, tener tu complicidad. 
Hoy pensé en vos, pensé mucho y aún deseo tanto que estuvieras, 
egoístamente , claro
desearía contarte todas las cosas que he logrado,
los planes que tengo, mimarte, abrazarte, acompañarte, 
que conozcas a Thiago, que supieras lo bella persona que es, 
él si sabría curarte los males. El cura los míos.
Me gustaría tanto mi querida, pero ya no estás y te extraño.
Hoy la lucesita la enciendo para vos,
para iluminar ese lugar donde te encuentres,
y que te trate mejor que esta jodida vida.  
Todavía me pregunto: dónde va todo esto que siento, 
este trago amargo que me anuda en la garganta al pensarte,
que se hace con ello?  

sábado, 27 de julio de 2013

Señales

Señales, te dí señales.
las -Jugué- ...
es cierto.
Incertidumbre, un poco,
y otro poco de acierto.
Siento que será inevitable
es solo cuestión de tiempo.
te dí señales y las tomaste todas,
 me hago cargo pero tiemblo.


jueves, 25 de julio de 2013

Página 25

Me puse a mecerme en el aire, a columpiarme sintiéndome liviana. Más de alguna vez pensé cuán erectos y gráciles eran los árboles, como si no les pesaran los anchos troncos. Ahora sé la diferencia entre raíces y pies. Y es que las raíces dan una sensación muy distinta. Son diminutas piernas extendidas en la tierra.
La mitad de mi cuerpo está sumido en la tierra. Nunca sentí esta firme noción de equilibrio cuando andaba apoyada en la superficie, cuando sólo tenía pies. Es de noche entonces y las luciérnagas revolotean alrededor de pájaros dormidos. La vida bulle en mí como un estar preñada, un telar de mariposas, el lento gestar de frutas en las corolas de azahares. Divertido pensar que seré madre de naranjas. Yo que tuve que negarme los hijos.




martes, 23 de julio de 2013

Ruido





Soy arisca para las consignas.
Me hacen ruido, pienso, las moldeo.
Espero, hasta hallar esa puertecita en mí
que lo aprueba
entonces atravieso el umbral de mis revoluciones
le tiendo la mano a los miedos,
y programo los deseos.
Pocas cosas me inspiran confianza,
la batalla no me dió tiempo.
Soy dura conmigo misma,
incluso hasta cuando siento.

sábado, 6 de julio de 2013

Necesariamente



Tengo sed,
sed de principios,
sed azul,
sed de cielo,
de visibilidad,
de inmensidad,
de ilimitación,
sed de vuelos,
de elevación,
sed de cierre,
sed de tiempo,
o tal vez tan solo
sean ganas de ENCONTRARME.




miércoles, 3 de julio de 2013

Como gata boca arriba

Te quiero como gata boca arriba,
panza arriba te quiero,
maullando a través de tu mirada,
de este amor-jaula
violento,
lleno de zarpazos
como una noche de luna
y dos gatos enamorados
discutiendo su amor en los tejados,
amándose a gritos y llantos,
a maldiciones, lágrimas y sonrisas
(de esas que hacen temblar el cuerpo de alegría)
Te quiero como gata panza arriba
y me defiendo de huir,
de dejar esta pelea
de callejones y noches sin hablarnos,
este amor que me marea,
que me llena de polen,
de fertilidad
y me anda en el día por la espalda
haciéndome cosquillas.
No me voy, no quiero irme, dejarte,
te busco agazapada
ronroneando,
te busco saliendo detrás del sofá,
brincando sobre tu cama,
pasándote la cola por los ojos,
te busco desperezándome en la alfombra,
poniéndome los anteojos para leer
libros de educación del hogar
y no andar chiflada y saber manejar la casa,
poner la comida,
asear los cuartos,
amarte sin polvo y sin desorden,
amarte organizadamente,
poniéndole orden a este alboroto
de revolución y trabajo y amor
a tiempo y destiempo,
de noche, de madrugada,
en el baño,
riéndonos como gatos mansos,
lamiéndonos la cara como gatos viejos y cansados
a los pies del sofá de leer el periódico.
Te quiero como gata agradecida,
gorda de estar mimada,
te quiero como gata flaca
perseguida y llorona,
te quiero como gata, mi amor,
como gata, Gioconda,
como mujer,
te quiero.


Gioconda Belli




París 1960 . 18 de Diciembre - Noche crucial


Noche en su noche.
Mi noche.
Mi importancia.
Mí misma.
La asfixiada ama la ausencia del aire.
Memorias de una náufraga.
Sueños de una náufraga.
Qué puede soñar una náufraga sino que acaricia las arenas de la orilla.

 Alejandra Pizarnik




Adverbio

Soy un grito contenido,
un adverbio,
unas manos atadas,
un par de alas arrancadas.
puedo cambiarlo, debo !
pero me enceguezco.
Mientras ... el hundimiento.






Revelaciones


Sueño con la culpa

de lo que no fue, de lo perdido.
Sueño porque soy la dueña de mi sueño,
y en el no está ni ella, ni el, ni nadie
para impedirnos el destino.
Sueño y la historia sigue intacta, 
tú y yo en ese camino.
Sueño porque te cuido y te encanta sentirlo.
Sueño porque en mi sueño,
sigo tuya, y tú tan mío.


Encuentros

Añil como tus ojos,
es el verbo de nuestro encuentro,
los tejo segundo a segundo,
me amoldas, te saboreo.
La hora exacta se vuelve bruma,
acariciándonos como el viento.
Atardeceres lejanos perdidos,
no vuelvan !
Me quedo en los besos
que me ha dado
y en sus mañanas.




Momentos arcanos,
ofrendas sigilosas,
crucifijos negros,
se descosen los recuerdos

No hay pacto.

El silencio certero aprieta

estas paredes palpables
de soledad sin aliento
de alguien aquí temblando.



Un abrupto silencio

me revela, 
me ha descubierto
sobre la curva del verbo.

yo no estoy

el esta,
nosotros estuvimos
¿Me esperarás ahí ?.




Silénciame

Hablemos
dime que aún llueven ayeres
que seguirán las mañana en tus ojos,
que podré retomar tus lunares 

y contarlos una y otra vez.
Hablemos para silenciarnos los deseos,

Callemos los gritos con un beso.




Debajo de mi falda, 

y dentro de su boca
nos habitamos 

de maravillas.








Ojos de luna creciente,
Creciente mi locura al mirarte
Mirarte y convertirme en valiente.

4 Momentos

I - Se me llueven los ojos


Entre el cielo y el hueco de mi patio
todo está quieto, el presente se amarra a mi cintura
y azotándome los párpados-jaula de lluvia.

II - ¡He muerto toda la tarde, me he salvado!

Inmóvil, 
lo tuyo, lo nuestro, lo mío.
Se cuela el dolor en esta muerte nueva 
para aliviarme de tanta vida.


III - Renuncia 

Sobran todos
en cambio en mí, faltas vos
en cambio en vos
sobran pasajes de ida.

IV - ¡Apunten ¡Pájaro!

Quiero ser la esquina de azúcar,
en la madrugada
el concierto que despierta tu pelo revuelto,
el acertijo de unas manos entrelazadas
el almizcle de los besos.
¿Dónde se mecen las urgencias para que no duelan? 



Señales

Cae mi sombra viajante en las señales.
Tu mirar inquieto, se ha vuelto mi huésped,
y como refugio he anidado en el.
Reconozco los suspiros de tu andar 
cuando me hablas 
y el perfume de tu cuello
que cuando me acerco me embriaga.
Presiento que rumorean celosos tus dedos  
(quieren poseerme como sello)
-Se ha ido todo de las manos -
hasta la noche en el cielo,
el cielo de mi falda.


Soy carne, soy hueso

Me dieron vida y la quité.
Respiré, lloré.
Fui niña, salté, reí.
Crecí, me enamoré, sufrí, me desgarré, sentí.
Me convertí en mujer, maduré, tuve hijos, los dejé,
tuve madre, la abandoné, tuve un padre, desconocí,
Tuve familia. Tuve familia ?
Recordé, olvidé , decapité .
Fui reina  y maldita .
Prostituí mi cuerpo y las promesas,
qué deleite.
No tengo fantasías, las gasté todas.
Fuí rápida, audáz, callada , pero el reloj me ganó el juego .
Corrí y no alcanzé, perdí,fracasé.
Tejí trampas, las pervertí, fui a misa y comulgué.
Me lastimé, morí y volví a llorar .
Me hundí en los muertos, cavé la tierra ,
heché raíces, me drogué de forma anónima y alucinante.
Consumí cerebros, me los devoré.
Fui infiel, de naturaleza, lo disfruté.
Fui fiel a un sentimiento, y sentí paz.
Tuve momentos de ocio y meditación,
me tragué la religión y me la creí.
Me sentí llena y vomité varios nombres.
Tuve frío, un terrible frío, tuve hambre, imploré, pedí
pagué con sexo y sonreí.
Arranqué mis venas, me las corté, paré la sangre y me la bebí.
Triunfé, estudié, ensordecí,canté en coros, bailé tu salsa.
Empequeñecí, engordé y me llené las horas de arrugas.
Fui ruido, hay ruido, me oyes?
Enterré ayeres putrefactos, aún se siente el olor en la superficie vital de la memoria.
La puta memoria de tu nombre, de tu hombre erecto y precario.
Fui calesita y me subí, enloquecí, me perdí, volví a la niñez absoluta
pero todavía duermo sin clonazepán y lloro en mi almohada
hasta estallar del dolor de cabeza.
Fui trigo y zorzal, ahora el  verde Río de la Plata, sin plata
con costillas rotas y la fe intacta,
porque a pesar de lo histérica y zorra,
creo en mí.





En el hueco frío de mi espalda,
yace un conjuro tribal de locuras
en plena revelación.
Añoro/necesito sentirme habitada.
La blanca sábana de la conciencia
sobre la mesa de luz  me hace burla,
me recuerda que ya no quedan ni las doce
del viejo reloj de mi cuerpo.


lunes, 1 de julio de 2013

Tu sonrisa

Un telón de palomas abre 
las ganas de volver a verte.
Mirarte es pausarme,
pausarme es  perderme.


domingo, 30 de junio de 2013




"Me niego a vivir en un mundo ordinario, 

como una mujer ordinaria. 
A establecer relaciones ordinarias.
Necesito el éxtasis. 
Soy una neurótica, en el sentido de que vivo mi mundo. 
No me adaptaré al mundo, 
me adapto a mí misma ... " 

Anaís Nín